miércoles, 25 de julio de 2007

Italia. Día 1: Nápoles

Muy buenas a todos!

Se me acabaron las vacaciones de verano. Hay qué ver lo que tardan en llegar y lo rápido que se terminan... Ahora a resignarse toca, bueno al menos me queda disfrutar recordándolas en este blog.

Al final el recorrido que realizamos fue el siguiente:

08/07 Nápoles
09/07 Pompeya
10/07 Roma
11/07 Roma
12/07 Roma
13/07 Florencia
14/07 Florencia
15/07 Florencia
16/07 Pisa y Siena
17/07 Venecia
18/07 Venecia y Vicenza
19/07 Verona y Milán
20/07 Milán

La verdad es que acerté con la previsión de días para cada ciudad y nos dio tiempo a ver todo aquello que nos interesaba sin demasiadas prisas. Lo pasamos estupendamente, a pesar de que los primeros días como veréis fueron algo accidentados, y entre otras cosas este viaje nos ha servido para quitarnos muchas ideas preconcebidas que teníamos sobre Italia y los italianos. Pero empecemos por el principio:

Día 1: Nápoles.

8 de julio de 2007, domingo.

Madrugamos muchísimo ya que, para aprovechar el día, cogimos el vuelo de Nápoles a primera hora de la mañana.

Aterrizamos en Nápoles hacia las 11:00 y en el aeropuerto tomamos un autobús hasta el centro (Pza. Garibaldi). Al llegar allí la primera impresión no es muy agradable, uno se encuentra ante una ciudad de fachadas mugrientas, calles sucias y malos olores. En la plaza varios grupúsculos de gente de vida poco alegre parecen no quitarnos la vista de encima y yo me agarro a la maleta como si me agarrase a la vida. Localizamos en un plano nuestro hotel y como podemos nos dirigimos hacia él. La verdad es que resulta difícil salir de esta plaza debido al caótico tráfico, a la inexistencia de pasos de peatones y a que todos los semáforos parpadean en ámbar. Cómo os lo cuento... ¡Menuda locura! Uno llega a preguntarse si se habrá equivocado de avión. Pues más que a una ciudad europea uno parece haber ido a parar a alguna ciudad en medio del Magreb.

Finalmente llegamos a nuestro hotel, el Hotel D'Anna http://www.hoteldanna.it/ , viejo y con mal aspecto, pero con habitaciones enormes, limpias y económicas y además está a tan solo cincuenta metros de la estación del tren. Dejamos nuestro equipaje y salimos a pasear por la ciudad.

La verdad es que Nápoles no tiene demasiado para ver y quizás sus mayores atractivos sean: aquellos edificios y monumentos que vinculan históricamente a Nápoles con los reyes aragoneses; el Museo Arqueológico Nacional, donde se encuentra parte de la colección de arte de los Farnese, de relevante importancia algunas formidables esculturas de la Roma antigua; y las famosísimas pizzas, al parecer de invención napolitana.



Nosotros paseamos por Spaccanapoli, donde probamos unas deliciosas pizzas en una terraza y de postre los no menos famosos gelatos. Después, con las pilas cargadas, visitamos la catedral; la iglesia de San Domenico Maggiore, en cuya sacristía se encuentran 45 cofres con los restos de los príncipes de Aragón y otros nobles; la iglesia de Gesú Nuovo; el Museo Arqueológico Nacional, donde quedamos estupefactos ante el Toro Farnese; las plazas de Dante, de Trento e Trieste y del Plebiscito; la Galleria Umberto I, un lujoso centro comercial inaugurado en 1900; el suntuoso Teatro San Carlo, la ópera más grande de Italia; el imponente Castel Nuovo; y ya de noche la Fontana di Nettuno, obra de Bernini.



Después de tremenda paliza, lo único que nos apetecía era meternos en la cama, además al día siguiente pensábamos madrugar pues queríamos que nos diera tiempo a visitar Pompeya por la mañana y ascender al cráter del Vesubio por la tarde. Cenamos en un chino muy cerca de la Fontana y regresamos caminando hasta el hotel por avenidas sin iluminar, totalmente a oscuras, sin más luz que la de los vehículos que circulaban caóticamente por la calzada a toque de claxon y muy pendientes de esquivar a aquellas motos que repentinamente invadían nuestra acera para saltarse los atascos. Definitivamente estábamos en el tercer mundo...

Al llegar a la habitación toco susto: a Diana le habían salido unos ronchones de granitos rojos por todo el cuerpo, quizás algo le había dado alergia o quizás era debido a la fatiga, la verdad es que el paseo había sido demasiado largo y más aún para una embarazada. Decidimos acostarnos con la esperanza de que a la mañana siguiente hubieran desaparecido.

5 comentarios:

Chinita dijo...

Si es que...el chino!!!!
Pa chino...veniros a mi casa, mecachis...y más en ese estado que está la pobre Diana.

No me la cuidas ná...ande vé, encima viendo el calendario..ufff, ´solo de pensarlo ya me canso...jajja...

El amor, el amor...

....
Amor espermatozoico, esperantista.
Amor desinfectado, amor untuoso...
Amor con sus accesorios, con sus repuestos;
con sus faltas de puntualidad, de ortografía;
con sus interrupciones cardíacas y telefónicas.
Amor que incendia el corazón de los orangutanes,
de los bomberos.
Amor que exalta el canto de las ranas bajo las ramas,
que arranca los botones de los botines,
que se alimenta de encelo y de ensalada.
Amor impostergable y amor impuesto.
Amor incandescente y amor incauto.
Amor indeformable. Amor desnudo.
Amor-amor que es, simplemente, amor.
Amor y amor... ¡y nada más que amor!


Te gustaba verdad???
Bienvenidos!!!!

P.D.a mí se me acabaron las vacas de verano en Mayo...pero ya me ves, este finde a escalar al naranjo y la semana que viene a hacer el camino de Santiago en bici, y desde León!!!

Hay que aprovechar chato, que aún nos queda Agosto...
Bsts

Daniela dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo sobre Nápoles, creo que fue la ciudad que menos me gustó y me daba un poco miedo cruzar las calles..pero siempre es bueno vivir las experiencias.

Anónimo dijo...

aguante el napoli y el manya zalayeta el uno visiten la web carbonera www.manyahastaloshuevos.piczo.com

Anónimo dijo...

Napoles es Napoles. Soy del tercer mundo asi q no me molesto..es mas estoy x visitarla en 15 dias. si queres algo mas primer mundista andate a Suiza

Anónimo dijo...

Alguien que visita Napoles y cena en un chino, no merece la pena ni tener en cuenta sus comentarios....
"metteti scurne" (te tendría que dar vergüenza)como dicen por allí.
No se de donde seras el autor de este blog, pero más vale que se dedique a otra cosa que a dar consejos.
Si no sabes hacer turismo no salgas de casa.

Related Posts with Thumbnails