sábado, 10 de mayo de 2008

Ni un día sin anarquía


El otro día cuando volvía del trabajo encontré en el metro un texto muy interesante, me refiero a una de esas pegatinas que colocan en los vagones dentro de la famosa campaña Libros a la calle. Como sabéis estos adhesivos contienen un breve fragmento de un libro, tras el cual se cita el autor y la obra y en el pie de página se pone una máxima con el fin de animar a los viajeros a continuar con la lectura: "Ni un día sin poesía", "Dime lo que lees y te diré quién eres" y cosas por el estilo.

Pues bien, el texto en cuestión no citaba autor ni libro alguno, el pie de página rezaba: "Ni un día sin anarquía" y el logo de "Libros a la calle" había sido sustituido por otro muy similar pero que decía "Todxs a la calle". Cuanto menos curioso, verdad.

Al llegar a casa encendí el ordenador y me metí en la web de la mencionada campaña, pinché en textos y... ¡Confirmado! El anárquico texto no está entre los seleccionados para la presente campaña.

¡Se lo han colado! ;P

Varios blogs se hacen eco de la noticia. A ver ahora cuanto tarda Metro en percatarse y retirarlos.

Lo copio íntegro:


Habéis oído hablar de nosotros mil veces...

... casi todas sin fundamento. Habéis visto nuestras frases en los muros y esa A dentro de un círculo que tan poco os dice a vosotros y tanto nos dice a nosotros. Nos habéis visto incluso en la tele, pero lo que no termináis de entender es que nos veis a diario, en la calle, en el metro, en clase, e incluso en el trabajo. Que somos gente corriente con carne y huesos. Que somos vuestros hijos, vuestros vecinos, que os conocemos.

Y sabemos que también a vosotros os jode cuando suena el despertador. Y no nos creemos que seáis felices así, entre el trabajo y el centro comercial, siempre haciendo cola y pensando en la próxima compra, viendo pasar la vida entre mercancías que en el fondo -reconocedlo- no saben a nada.

Lo que no entendemos es que viváis como si nada, como si todo fuese bien, sin demasiadas preocupaciones más allá de lo puramente económico. Como si os contentarais con esa basura que nos han vendido, como si no fueseis capaces de concebir algo mejor, como si os sintieseis a gusto entre le plástico y el hormigón. En eso somos diferentes, nosotros odiamos todo esto, no nos atraen lo más mínimo las múltiples referencias del catálogo en que han convertido las ciudades. Nos sabe a mierda, es imposible que la vida sea esto, porque esto no es vida. Esto es pasar el tiempo sin pena ni gloria. Nosotros asumimos las penas que pueda traernos la búsqueda de la gloria, a lo que no estamos dispuestos es a envejecer en fila de uno frente a una caja registradora que nos administre un pedacito de muerte con cada ticket.

Nosotros tenemos sangre en las venas, algo inusual en nuestros días, y por eso reventamos y reaccionamos de formas extrañas para vosotros: lloramos, gritamos, corremos, rompemos. Y seríamos capaces de disimular y hacer como si nada y no meternos en líos, pero nos daría vergüenza.

El que diga que el mundo va bien, o es tonto o es un mal nacido; así de sencillo.El que diga que no puede hacer nada al respecto, o no tiene imaginación o no tiene interés, y lo demás son excusas. Nosotros ya estamos hartos, así que nos encontraréis por ahí, haciendo lo posible para joder este macabro decorado que solo esconde miseria y devastación.

Salud y anarquía...

Foto tomada de A mucha honra

3 comentarios:

karroza-ok dijo...

Saludos Ingelmo……..
Muchos días sin pasar por aquí a saludarte, y hoy entro y me encuentro con este estupendo “tema”.
Desde mi punto de vista de viejo “Libertario sin etiquetar”, (siempre me han molestado las etiquetas) he leído y releído varias veces el texto al cual te refieres y sinceramente no me escandaliza nada de lo que en el ponen, al contrario suscribo casi el cien por cien de lo que allí se dice.
Personalmente tengo claro lo que es una “utopía”, pero también estoy convencido que estas tienen que seguir manteniéndose, puesto que es la única manera de que alguna vez se puedan convertir en realidad.
Espero que dichas pegatinas puedan alternarse con las de “Libros a la calle”, son complementarias, no tienen porque sustituir ninguna a la otra, y también que los del metro pasen de eliminarlas, al fin y al cavo no son nada ofensivas contra nadie.
Puesto a hacer esa valoración, mucho, muchísimo más ofensivas, son las declaraciones que han hecho últimamente los cardenales, Antonio Cañizares y Agustín García-Gasco, que desde que pretenden tocarles “el bolsillo” no hacen mas que anunciar el “Fin del mundo”.
No quiero enrollarme más……..saludos….. y como dirían algunos de estos “cachondos”…….Salud, anarquía……. y cerveza fría.

Anónimo dijo...

Muchas gracias! Me ha encantando el texto! Curioso!

Anónimo dijo...

Coincido cien por cien con karroza-ok. Excelente texto, bien armado, claro y contundente, y mejor aún, remeciendo la transeúnte y ciudadnano-consumidor común. No soy anarquista ni concuerdo con todos sus postulados. Pero esa declaración-llamado tiene el legítimo derecho a permanecer para el público. Con más legitimidad que el afiche del último auto deportivo y/o el de aquel dentífrico o de aquella finaciera.
Cuando un iluminado neo-filósofo declaro "el fin de la historia"; la utopía - y este cartel nos la plantea - le viene a decir que se equivocó.
Y me remito a un histórico latinoamericano, un presidente chileno que puesto en su momento definitivo, afirmó: "La historia es nuestra, y la hacen los pueblos"..

Saludos desde el Cono Sur de América

Related Posts with Thumbnails