sábado, 13 de septiembre de 2008

Moguer, Juan Ramón, Platero y yo

Dibujo de Sáez de Tejeda

Como decía en un post anterior, la visita a Moguer tiene un doble aliciente: por un lado el de poder visitar los lugares colombinos, principalmente el Convento de Santa Clara, y por otro la posibilidad de conocer numerosos lugares relacionados con el poeta, Premio Nóbel de Literatura, Juan Ramón Jiménez.

Juan Ramón Jiménez nació en Moguer en 1881, estudió Derecho en la Universidad de Sevilla y poco después se instaló en Madrid, donde se casó con la que sería su compañera ejemplar de toda la vida, Zenobia Camprubí. En 1936, al estallar la Guerra Civil se vio obligado a abandonar España. Estados Unidos, Cuba y Puerto Rico, fueron sus sucesivos lugares de residencia. Moriría en este último país, en 1958, donde recibió ya casi moribundo la noticia de la concesión del Premio Nóbel.

El blanco pueblo de Moguer inspirará durante toda la vida al poeta, pero es Platero y yo la obra que con mayor detalle describe su pueblo natal. La calle Nueva, la de la Ribera, el Monturrio, el Molino de Coba, la calle Fuentes, la de las Flores, la de la Aceña,… Las calles de Moguer se entrecruzan en esta obra donde Juan Ramón nos describe con nostalgia cada recuerdo de su infancia. Hoy en día es un verdadero deleite caminar por Moguer pudiendo leer en cada esquina los azulejos que ha colocado el ayuntamiento con referencias al libro.



Además, en Moguer pueden visitarse varias casas que pertenecieron a la familia de Juan Ramón Jiménez.

En la calle Ribera esquina con la calle de Zenobia Camprubí (antigua de las Flores), se encuentra una de las casas de la burguesía hacendada y culta de finales del XIX, en ella nació el 23 de diciembre de 1881 Juan Ramón Jiménez y allí vivió con su familia dos años. De esta manera la inmortalizó en Platero y yo:

"Aquí en esta casa grande hoy cuartel de la guardia civil, nací yo, Platero. Desde el mirador se ve el mar."


En 1883 los padres de Juan Ramón se trasladan con sus hijos a una casa en la calle Nueva, en el centro de Moguer, donde vivirán durante 18 años, hasta la muerte del padre de Juan Ramón. Se trata de un edificio del siglo XVIII, que desde 1956 está abierto al público como Casa Museo Zenobia y Juan Ramón. En su interior puede verse la biblioteca particular que el poeta tenía en Madrid, una colección de revistas de Zenobia y varios objetos personales.


En el número de 5 de la calle Santa Ángela de la Cruz (antigua Aceña), se encuentra la casa en que vivió Juan Ramón con su madre y su hermano Eustaquio. Tras largas ausencias de Moguer por cuestiones de salud, regresó en 1905 instalándose en esta casa ya que, por la muerte de su padre y los problemas económicos por los que atravesó su familia, tuvieron que vender la casa de la calle Nueva.

"Desde la calle de la Aceña, Platero, Moguer es otro pueblo. Allí empieza el barrio de los marineros. La gente habla de otro modo, con términos marinos, con imágenes libres y vistosas."

A escasos 2 kilómetros de Moguer se encuentra la finca Santa Cruz de Vista Alegre, una casa de campo ubicada en el paraje de Fuentepiña y desde la que se divisa una bella panorámica de Moguer. Se dice que bajo el pino que preside la casa está enterrado Platero:


"Esta tarde he ido con los niños a visitar la sepultura de Platero, que está en el huerto de la Piña, al pie del pino redondo y paternal. En torno, abril había adornado la tierra húmeda de grandes lirios amarillos. [...]
—¡Platero amigo!—le dije yo a la tierra— ; si, como pienso, estás ahora en un prado del cielo y llevas sobre tu lomo peludo a los ángeles adolescentes, ¿me habrás, quizá, olvidado? Platero, dime: ¿te acuerdas aún de mí?
Y, cual contestando a mi pregunta, una leve mariposa blanca, que antes no había visto, revolaba insistentemente, igual que un alma, de lirio en lirio..."

Además de estas casas, en Moguer también pueden visitarse el panteón de Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí, en el cementerio municipal, o el hermoso monumento a Juan Ramón Jiménez en la plaza del Cabildo.

Related Posts with Thumbnails