miércoles, 12 de agosto de 2009

Casa "los Giles"


Hacía ya varios años que tenía puesto el ojo en este antiguo caserón, situado entre las poblaciones de Villena y Sax. Siempre me llamaba la atención cuando pasaba junto a él camino de la costa alicantina y mi cabeza no podía evitar imaginar como habría sido la vida en ella en su época de esplendor.

Esta casa señorial es conocida como los Giles y fue construida a principios del siglo XX muy cerca de Santa Eulalia, una colonia agrícola semiabandonada, edificada de nueva planta a finales del siglo XIX, al estilo de las colonias textiles catalanas, por el Conde de Alcudia, Antonio de Padua Saavedra, y D. Mariano Bertodano y Roncalí.


La Casa "los Giles" tiene forma cúbica, con un tejado a cuatro aguas. Cuenta con tres plantas y en la última destacan las mansardas, que confieren al edificio su singular elegancia y cierto aire parisino.

Según Gabino Ponce Herrero, los Giles responde al tipo "Casa Grande" dentro de la clasificación que hace de las casas agrícolas de Sax:

"Estas casas estaban ligadas a antiguos grandes propietarios, en absoluto dedicados al trabajo directo de las tierras, llevadas mediante encargados, medieros y peones. Estos propietarios, en su mayor parte rentistas, fueron vendiendo sus fincas a lo largo del siglo XX para trasladarse a Valencia y Madrid principalmente."

"Las casas se caracterizan por sus grandes dimensiones, a menudo con dos o más plantas habitables, y las de finales del siglo XIX y principios del XX por su carácter suntuoso, manifiesto en el estilo arquitectónico, en su selecta ornamentación y en la reserva de una parte de las tierras de labor para espacios ajardinados. En ocasiones estas casas son auténticos palacios. Además, siempre desligadas de estas viviendas, a espaldas de ella o formando calle, aparecen otras edificaciones y dependencias destinadas a bodegas, almacenes de grano y frutos, depósitos de herramientas y aperos, cuadras para el ganado de labor, viviendas para el encargado y los peones, etc. Junto a la casa y dependencias se extienden las tierras de labor."

Pues bien, aprovechando mi estancia en Caudete, a unos 25 km. de la casa, hace algunas semanas me decidí a visitarla, pero cuando llegué allí y, a través de las ventanas de la planta baja, que están abiertas, vi colchones tirados por el suelo, litronas, revistas, etc., me entró el canguelo y me limité a sacar fotografías del exterior.

Pero ayer, tras varias semanas buscando información a cerca de la historia de la casa, la curiosidad me venció y provisto de botas de obra, casco y linterna, me colé por una de las ventanas y recorrí cada una de sus plantas ;-]

Al principio me lo tome con mucha cautela y prudencia, había entrado solo en la casa y no tenía ganas de toparme con alguien que la pudiera estar habitando temporalmente y me viera como a un invasor...

Sala a sala fui cerciorándome de que al menos en la planta baja no había nadie, a la vez iba identificando posibles salidas alternativas en caso de tener que salir por patas. En la cocina encontré una puerta abierta que salía a la calle por la fachada trasera.

En la planta baja encontré, a parte de los mencionados colchones, estanterías volcadas y sobre todo multitud de revistas antiguas que cubrían los suelos por todas partes.

Ya algo más confiado, comencé a subir las escaleras hacia la planta primera. Eso sí, en cualquier caso, trataba de hacer el menor ruido posible en cada paso, andando prácticamente de puntillas y aguzando el oído. Si había alguien en la casa, tenía claro que quería verlo yo antes de que me viesen a mí.

Pero lo cierto es que fuera hacía mucho viento, y al no disponer las ventanas de vidrios, el viento entraba en la casa a su antojo haciendo chirriar algunas puertas e incluso, mientras subía por la escalera hacia la planta superior, podía oírse en ésta el continuo golpeteo de una contraventana de madera. El corazón casi se me sale del pecho.

Las pulsaciones no recuperaron su ritmo cuasi normal hasta que alcancé la planta superior y pude comprobar que en la casa no parecía haber nadie más que yo. Y digo parecía, porque por el camino había dejado sin inspeccionar aquellas salas en las que la puerta estaba cerrada. Si alguien andaba escondiéndose de mi, ¿por qué iba yo a querer descubrirle?...

En la tercera planta encontré varios somieres de muelles y de nuevo varias estanterías volcadas y revistas regadas por todas partes. Además, una golondrina que había anidado en el foseado de escayola del techo, asustada, no paraba de revolotear de un extremo a otro del distribuidor.

Y ahora viene lo mejor. Llevaba ya algo más de media hora dentro de la casa y mientras tomaba fotografías de las características mansardas, comienzo a escuchar ruido de voces y pasos en la escalera. No me dio casi tiempo ni de acojonarme cuando tres yoncarras, de entre 25 y 30 años, llegaron hasta donde yo estaba. Pero lo cierto es que iban tan ensimismados en su conversación y en sus cosas, que no se habían percatado de mi presencia; así que, como no me quedaba otra, decidí saludarles:

- Buenas tardes, chicos. - Les dije, tratando de sacar una voz lo más varonil posible.
- ¡Anda, mi vieja! Pero si hay un hombre aquí... - Respondió uno de ellos, en un tono que a mí me pareció desafiante. E inmediatamente otro, al verme con el casco de obra, dijo:
- ¿Qué pasa? ¿qué vais a restaurarla?
Entonces vi la luz... ¡Qué va! Al final los propietarios han decidido demolerla. - Les dije.
- Mejor. - Respondió escuetamente.
- Y a mi me han mandado de la ingeniería para que haga un informe fotográfico del estado en que se encuentra. - Continué.
- Oye, no vayas a llamar a la guardia civil, - dijo el tercero, que hasta el momento se había limitado a observarme atentamente - tan sólo hemos venido a fumarnos unos cigarritos.
- ¡Cigarritos y una poca polla! - Pensé, porque lo que les dije fue que no se preocupasen, que por mí podían hacer lo que les diese la gana, pero que tuviesen mucho cuidado de por donde pisaban, pues la estructura del edificio estaba seriamente dañada y no sería raro que se viniese abajo antes de que nos diese tiempo a demolerlo.

A continuación se encerraron en el cuarto que queda a la izquierda del desembarco de la escalera y yo di por finalizada mi sesión fotográfica. Bajé las escaleras bien ligerito y hasta que no me vi fuera de la casa no respiré tranquilo.

Para terminar, os dejo un par de videos que grabé en el interior de la casa. El primero en la planta intermedia y el segundo en la planta superior.



Actualización del 24 de agosto de 2010:

Tal y como se cuenta en un reciente artículo publicado por el diario alicantino informacion.es:

"La mansión la mandó construir en 1903 el matrimonio formado por José Gil Blanco y Francisca López Bravo-Alonso. Hasta los años 70 sus hijas Josefa y Asunción Gil Bravo-Alonso pasaron largas temporadas en ella junto a varios de sus descendientes. Durante la Guerra Civil se produjo, sin embargo, un paréntesis en su uso porque el edificio pasó a ser hospital para enfermos infecciosos."

Así mismo, el citado artículo informa de que, tras décadas de abandono, la mansión será por fin rehabilitada por la firma Canto y Ferrando S.L. a la que la Generalitat y el Ayuntamiento han concedido los permisos necesarios para construir una gasolinera con multitienda cerca de la casa, condicionada a la rehabilitación de ésta.

Actualización del 27 de junio de 2011:


Fachada principal de la casa tras su restauración. Fotografía tomada por Óscar Martín.

20 comentarios:

Chinita dijo...

Menudo par de webos...ten cuidaooooo.
Me encantan esta fotos....lo cierto es que hay unos escenarios impresionantes para las sesiones retrato de Manu.

Deprisa dijo...

Pufff, yo según me los encuentro me da un algo. Tiviste buean salida.

En cuanto a la casa, la pena es que esté así, pero no deja de ser un documento curioso.

Lara dijo...

jo primillo dices que yo estoy como una regadera pero tu no te quedas muy atras(sera cosa de los ingelmo) la casa es preciosa me quede tonta con la silla de mimbre que hay en una foto es preciosa aveces resulta asombroso como puede dejar abandonadas cosas tan bellas. Pero tu le rendiste un maravilloso homenaje , me gusta mucho como escribes ¡¡

Un besooooooooooooo

:D

chanchan dijo...

Invitamos a escuchar la primera emisora online dirigida a la blogosfera cubana e internacional.
Salimos en vivo los miércoles a las 4pm CT (USA)
http://radioblogchanchan.blogspot.com/
http://ubroadcast.com/channel/radio_chan_chan

ingelmo dijo...

Paz, os quedarían unas fotos chulísimas, avisadme si os decidís a venir. Os pilla de paso hacia Murcia o Alicante.

Deprisa, acojonao que estaba, entre el chirriar de puertas y ventanas, las golondrinas que te salían cual murciélagos del lugar más inesperado, etc, etc... Al menor descuido sólo cabía esperar un encontronazo con el "niño zombi" ;]

Lara, cómo se nota que eres mi prima... Gracias por tantos halagos :-)

Dana dijo...

LLevo años pasando por ahí, siempre con ganas de parar y entrar.
El pasado dia 30/7 lo hice.Iba con mi hija y lo que vimos nos echo para atrás,
los colchones en el suelo, botellas,etc. Algo me hizo pensar que había alguien más que los espíritus.
Eres un valiente, te envidio. Me gustaría volver con más gente.Algún dia lo haré, sobre todo despues de ver tu reportaje.
Es genial. ¡ENHORABUENA! me has hecho pasar un rato muy emocionante.
Los herederos quieren denunciar a la gente que va x alli para hacer
fotos.....ellos deberian ser los denunciados. No hay derecho a que
estos parajes desaparezcan x su abandono.
Gracias de nuevo. Un saludo.Dana

Carvalen dijo...

Eso sí que se convirtió en turismo aventura!!

Sinuhe dijo...

jejeje, menuda situación¡¡ Alguna vez me he visto en alguna parecida, aunque en el fondo, también es uno de los alicientes de esta exploración urbana. No conocía esta casa, yo conozco mejor la zona de castellón, pero veo que guarda ciertas similitudes con las de allí.

Un artículo muy bueno, me ha encantado leerlo y conocer este lugar. A la próxima toca el claxon y da unas voces al entrar en el lugar, te ahorraras algún que otro susto.

Un saludo

Sinuhé, de Tejiendo el Mundo

Zanobbi dijo...

Me he fijado en esa casa varias veces, pero no he parado nunca a pesar de lo accesible que está. Hace poco pasé por allí y la amiga con la que iba, que es de Alicante, me contó que las monjas las llevaban allí de ejercicios espirituales... Al menos los fantasmas que la habiten serán muy santos.
Me ha gustado mucho ver tu entrada sobre esta casa, las fotos y los vídeos. Llegué aquí por tu comentario en el blog de Sinohé, "Tejiendo el mundo".
Tengo un blog sobre una casa que creo te gustará: http://zanobbi.wordpress.com
Saludos.

ingelmo dijo...

Tras décadas de abandono, la Casa de los Giles parece que por fin será rehabilitada por la empresa Canto y Ferrando S.L. a quien la Generalitat y el Ayuntamiento han concedido los permisos necesarios para construir una gasolinera con multitienda cerca de la casa, condicionada a la rehabilitación de ésta.

Anónimo dijo...

Buen reportaje, yo tambien tengo un buen montón de fotos, de ayer mismo. Me apasiona la historia de esta Colonia, nada que ver con l´Alqueria (jeje) lo que pasa es que sinceramente yo no fui con tanto miedo ahora si, la casa tal y como esta es para darlo, lo que yo si que encontre y me llamo la atención fueron documentos sin valor alguno, como denuncias de trafico del año 1965, pagos de cuota urbana, otros de la hermandad de labradores y ganaderos asi como la compra de una maquina estrujadora para las bodegas.
Si tienes interes en ver mis fotos no tengo problema en ponernos en contacto.
Un saludo.

Anónimo dijo...

no se porque no me deja entrar con mi usuario por eso he tenido que poner en anomino. Lo siento no era mi intención ni mucho menos.
Saludos
Rafa R.

ingelmo dijo...

Rafa, encantado de poder ver tus fotografías. Mándamelas por email y comentamos.

Un saludo,

Anónimo dijo...

Hola te acabo de pasar a tu correo el enlace de las fotos ni que decir que aun siendo mias, son de uso publico y si lo consideras puedes guardartelas y/o publicarlas si te apetece, para mi fue toda una experiencia nunca entre en una ruina de este tipo y de esta belleza como también lo hice con el palacio de los Condes, eso si con todo el respeto del mundo
Rafa

Rafa Rodrigo dijo...

te dejo mi enlace sobre Santa Eulalia
http://taita-taita.blogspot.com/

JuanRa Diablo dijo...

También yo paso por ahi casi todas las semanas en mi recorrido de Yecla a Petrel.
Es imposible que esa casa no llame la atención. Es una pena que esté tan cerca de la autovía porque merece una restauración.

Gracias por el reportaje. Es excelente.

Anónimo dijo...

pues yo soy de villena, paso por allí cada finde

Propiedad privada dijo...

Soy de Sax y estoy enamorada de esa casa. Paso infinitas veces por ahí y no puedo dejar de mirarla.Se oyen muchas historias en mi pueblo, sobre todo de los fantasmas que habitan en ella, yo nunca me he atrevido a entrar y creo que tu fuiste muy valiente al hacerlo. Me han encantado las fotos, al fin he podido ver la casa por dentro¡¡¡¡Hace muy poquito que la, han restaurado, ha quedado genial , con este aspecto renovado parece que da menos miedo y me acerque a verla, eso si, solo por fuera¡¡¡¡
Davinia

ingelmo dijo...

Hola, Davinia. Bienvenida al blog. Aunque hace mucho que no soy capaz de sacar tiempo para actualizarlo, me mantengo al tanto de los comentarios y procuro responderlos casi todos.

Un favor: si vuelves a pasar por la Casa de los Giles, saca alguna fotografía aunque sea con el móvil y me las mandas a mi email. Hace mucho tiempo que no paso por allí y me gustaría ver como ha quedado restaurada.

Un abrazo.

Oscar Martín dijo...

No te pierdas la nueva versión restaurada ; ) saludos

http://www.flickr.com/photos/clickfotoblog/5859769003/in/photostream/

Related Posts with Thumbnails