lunes, 3 de agosto de 2009

USA. Día 3: Nueva York - 5th Ave.


12 de junio de 2009, viernes.


El pronóstico del tiempo daba lluvias y temperaturas algo frescas, por lo que decidimos posponer para otro día nuestro paseo en bicicleta por Central Park y recorrer la Quinta Avenida, desde Madison Square Park, en 23rd street, hasta Central Park, a la altura de 59th street.

De camino a Madison Square Park, en 61w 23rd st., encontramos una tienda de ropa Unlimited Jeans y nos detuvimos a hacer unas compras. Realmente es impresionante lo baratas que están algunas marcas con respecto a Europa. En esta ocasión compré un vaquero Levi's 514 y una camisa también Levi's por poco más de 70$, ¡unos 50€! En España seguramente me hubiese gastado el triple.


Continuamos caminando hasta la punta de diamante que forman Broadway, la Quinta Avenida y la calle 23, donde se encuentra uno de los edificios más famosos de Nueva York: el Flatiron Building.

Llamado originariamente Fuller Building, pronto fue conocido como Flatiron (plancha) debido a su forma triangular. Cuando se terminó en 1902, con sus 87 m. de altura, se convirtió en el edificio más alto del mundo. Fue uno de los primeros en usar acero en su estructura y hay quien considera que con su construcción se inició la era de los rascacielos.

El edificio, de estilo Beaux-Arts, fue diseñado por el arquitecto de la Escuela de Chicago Daniel Burnham. Su fachada de piedra caliza y terracota se divide en tres niveles, imitando el esquema de basamento, fuste y capitel de la columna clásica.

Al igual que otros iconos neoyorquinos, el Flatiron Building sale en bastantes películas; como Armageddon, Godzilla o la saga Spiderman. En esta última aparece frecuentemente ya que en él se sitúan las oficinas del Daily Bugle, donde trabaja como periodista Peter Parker.


En Madison Square Park tomamos la Quinta Avenida hasta la Calle 33, donde se encuentra el mítico Empire State.

Eran cerca de las 12 del mediodía, el día había comenzado a abrir y pensamos que quizás era buen momento para subir hasta su planta 86 y disfrutar de las vistas; pero las colas eran inmensas, por lo que decidimos regresar otro día a primera hora de la mañana.


Muy cerca del Empire State, ocupando la totalidad de la manzana que delimitan las calles 34 y 35 y la Séptima Avenida y Broadway, se encuentra la tienda principal de Macy's, que con sus 11 plantas presume de ser "la tienda más grande del mundo", algo que también reclaman para sí los almacenes Harrods de Londres.

El edificio original, con fachada de estilo palladiano, fue construido entre 1901 y 1902; pero lo que más nos llamó la atención a Diana y a mí fue encontrar en su interior una escalera mecánica de madera todavía en funcionamiento.

Los que estéis interesados en hacer compras en estos almacenes no os olvidéis de solicitar en la planta 1 y 1/2 la tarjeta descuento del 11% para turistas, os la darán presentando el pasaporte o el DNI.

Regresamos a la Quinta Avenida y continuamos subiendo hasta la New York Public Library, entre las calles 40 y 42. Construida en estilo beaux-arts neoyorquino, la principal biblioteca pública de Nueva York abrió sus puertas en 1911.

Volviendo a las referencias fílmicas: esta biblioteca aparece en Los Cazafantasmas y sirve de refugio a los protas de El día de mañana durante la catastrófica glaciación.

Puede visitarse su interior gratuitamente.


Doblamos a la derecha por la Calle 42 en busca de la Grand Central Terminal. La vetusta estación es otra muestra del estilo beaux-arts. Fue inaugurada en 1913 y pronto se convirtió en un icono romántico desde el que iniciar un viaje a través de los Estados Unidos.

Muy cerca de allí se alza majestuoso el Chrysler Building.



En el cruce de 42nd St. con Lexington Ave. se encuentra está portentosa joya del art déco. Se inauguró el 27 de mayo de 1930, tras una ardua competición con el edificio 40 Wall Street (actual Trump Building) por ser el edificio más alto del mundo, que incluso obligo a ambos edificios a añadir plantas u otros elementos arquitectónicos en sus proyectos durante el proceso de construcción.

En abril de 1930, el 40 Wall Street Building se convertía en el edificio más alto del mundo, con 70 plantas y 283 metros, superando con creces los 241 metros del Woolworth Building. Pero este título a penas lo disfrutaría un mes, debido a que el arquitecto del Chrysler, William van Alen, se había reservado un as en la manga que elevó su edificio hasta los 318 metros, convirtiéndose no sólo en el edificio más alto del mundo, sino también en la estructura más alta del mundo, superando los 300 metros de la Torre Eiffel.


Son características en este edificio las alusiones decorativas a elementos de los automóviles chrysler de la época. La ornamentación de la pirámide estilizada que corona el edificio, conocida como vertex, imita los tapacubos usados por entonces. Las cuatro esquinas que quedan en el retranqueo del piso 31 están decoradas con una especie de tapas de radiador con alas.


Las ocho gárgolas de acero situadas en la planta 61 destacan portentosas sobre el acabado en ladrillo caravista de la fachada. Y no resulta difícil imaginar sobre ellas a Spiderman vigilando la ciudad.

Tras visitar el original lobby del Chrysler continuamos nuestro camino por 42nd Street hasta el complejo de la ONU a orillas del East River. Luego, callejeando, regresamos a la Quinta Avenida con 50th St. para visitar la Saint Patrick Cathedral, la mayor catedral católica de Estados Unidos, terminada en 1888 en estilo neogótico.

Un poco más arriba, en 53rd St. encontramos el Museum of Modern Art, más conocido como MoMA.


El Moma ofrece una de las mejores colecciones de arte moderno del mundo, pero aquí me limitaré tan sólo a reseñar algunas de las obras imprescindibles, enlazándolas con una fotografía:

Noche estrellada (1889), de Vincent van Gogh.
La Clownesse (1896), de Toulouse-Lautrec.
Hope II (1908), de Gustav Klimt.
El niño con caballo (1906), de Pablo Picasso.
Las señoritas de Avignon (1907), de Pablo Picasso.
Violín y uvas (1912), de Pablo Picasso.
Naturaleza muerta con flores (1912), de Juan Gris.
Uvas y vino (1913), de Juan Gris.
Tren blindado en acción (1915), de Gino Severini.
La persistencia de la memoria (1931), de Salvador Dalí.
Zapata (1931), de Diego Rivera.
Autorretrato con pelo cortado (1940), de Frida Khalo.
Christina's World (1948), de Andrew Wyeth.
Girl with ball (1961), de Roy Lichtenstein.
Campbell's Soup Cans (1962) de Andy Warhol.
Gold Marilyn Monroe (1962) de Andy Warhol.

A parte de estas obras pictóricas, el Moma cuenta también con importantes colecciones de Escultura, Fotografía y Cine, y tiene además una galería dedicada a la Arquitectura y el Diseño, donde encontramos una maqueta de la Casa de la cascada (Fallingwater) de Frank Lloyd Wright, que visitaríamos, cerca de Pittsburgh (Pensilvania), varios días después.

Cuando salimos del museo nuestras piernas no daban más de sí. Eran cerca de las 18:30 y llevábamos caminando todo el día sin a penas descansar. Pero decidimos continuar nuestro camino Quinta Avenida arriba hasta la parada de metro de 59th St. De este modo pasaríamos por la tienda de Tiffany & Co., célebre por su aparición en Desayuno con diamantes, y frente al ostentoso Hotel Plaza (1907), cuya arquitectura recuerda, a gran escala, a un castillo francés del Renacimiento.

Tras regresar al hotel y echarnos una siestecilla de casi dos horas, Diana no tenía ganas de ir a ninguna parte, y yo en cambio estaba ansioso por aprovechar al máximo el tiempo en "la ciudad que nunca duerme". Además, mañana dejaríamos Nueva York durante 5 días para visitar otras ciudades.

Así que decidí darme una vueltecilla yo solo. Cogí el metro hasta el Puente de Brooklyn, lo crucé caminando y, desde una esplanada cercana al Pier 1 de Brooklyn, disfruté de las vistas más impresionantes de Manhattan. ¡Inolvidable!

3 comentarios:

Lara dijo...

me encantan las fotos tiene magia, tienen algo que las hacen especiales y me encantan.

PD espero que por alli esteis pasando un buen verano por que aqui esa estacion a dejado de existir desde mayo

:(

beso primoooooooo ¡¡

y un mordisco en el dedo gordo a la langosta ¡¡¡

:P

Deprisa dijo...

Me está encantando este reportaje. Antes Nuwva York no me hacía ni fu ni ga, y ahora tengo ganas de ir allí. Por cierto (ya sé que lo dije también en la anterior entrada), las fotos son una pasada.

gnuTrade dijo...

Que increible que para tomar casi cualquier foto hay que apuntar la camara hacia arriba :)

Un saludo cordial

gnuTrade

Related Posts with Thumbnails