lunes, 8 de octubre de 2007

Un franco, 14 pesetas


Opera prima del director Carlos Iglesias que, aunque es más conocido por sus interpretaciones en series de vaga calidad y su participación en programas de telebasura, nos sorprende con una bella historia, contada de manera cándida y sencilla. Filme recomendable, entre otros detalles a tener en cuenta, por su forma de tratar el tema de la emigración española durante los años 60. Un hecho reciente de nuestra historia que a menudo se nos olvida.

En 1960 comienza el desarrollo de la economía española. La industria se reajusta, y muchos obreros son despedidos. Martín es uno de ellos. Éste vive con su mujer, Pilar, y su hijo, Pablo, de cinco años, compartiendo el sótano de sus padres, porteros de una finca en Argüelles. La situación provoca que, con el impulso de Marcos, amigo de Martín, decidan emigrar a Suiza, aunque sin contrato de trabajo y haciéndose pasar por turistas en la aduana. Pilar y Pablo se marchan un año después, uniéndose a Martín en una vida muy diferente a la que dejan atrás. El pequeño Pablo se enfrenta a cambios drásticos en poco tiempo: crecer en un entorno diferente, aprender otro idioma… Sin embargo, lo más duro será regresar a España seis años después y seguir sintiéndose extranjeros pero ahora en su propia tierra.

El éxito de la película radica en que consigue que el espectador comprenda, a través de la experiencia de la emigración española, los sentimientos y vidas de muchos de los hoy inmigrantes que llegan a nuestro país.

3 comentarios:

Chinita dijo...

Hace la tira que no voy al cine...quería ver Caótica Ana...y parece que ya lo están quitando de las carteleras...

alyohara dijo...

estoy tan lejos pra poder disfrutarla...

Silvia dijo...

me gustaria mirar la película, pero creo no tener acá en minha cidade. ainda
na história ele se sente extranjero a volver en su propia terra, pero yo que no volvi, já me sinto asi, sen nunca ter partido.

Related Posts with Thumbnails