lunes, 6 de agosto de 2007

Italia. Día 3: Roma

10 de julio de 2007, martes.

El martes nos levantamos temprano, tomamos un café latte en la misma cafetería que la mañana anterior y en la Estación Central cogimos el Intercity de las 8:24, que en poco más de dos horas nos llevó hasta la moderna estación de Roma-Termini.
(Quién tenga previsto viajar por Italia en tren puede consultar horarios y tarifas en www.trenitalia.it)

Roma nos causó una primera impresión bien distinta a la de Nápoles. Se trata de una ciudad moderna y elegante, de aspecto mucho más europeo que su vecina del sur y que, al doblar cada esquina, sorprende a quien la visita con una joya arquitectónica.

Caminamos unos cinco minutos hasta nuestro hotel, Independence Square Inn , un juvenil B&B en Via Castelfidardo 78, junto a la Plaza de la Independencia. Allí nos recibieron muy amablemente, nos dieron un mapa de la ciudad y en inglés nos explicaron como llegar a los principales monumentos. También nos dieron una tarjeta de la trattoria que había justo debajo, informándonos de que en ésta teníamos un diez por ciento de descuento. El único inconveniente fue que tuvimos que esperar algo más de una hora para que nos tuviesen lista la habitación. Tal vez madrugamos demasiado.

Aquella mañana no me encontraba nada bien: sentía mal estar general, me dolía la garganta y me notaba muy cansado. Así que decidimos que lo mejor era que me tomara un analgésico y nos echásemos una cabezadita en el hotel hasta la hora de la comida. ¡Ya comenzaríamos a visitar la ciudad por la tarde!
Aquella tarde tuvimos el tiempo justo para visitar las abarrotadas Fontana di Trevi y Plaza de España. En ambos sitios a penas cabía un alfiler de la cantidad de turistas que había. Aquello más bien parecía un botellón de sábado noche en la Plaza Mayor de Cáceres. Pero un botellón de los gordos, de aquellos que se lían (o al menos se liaban) coincidiendo con el WOMAD.


Después visitamos la Galleria Borghese, quedándonos estupefactos frente a la escultura de Bernini , El rapto de Proserpina. Esta obra representa el mismo instante en que Proserpina (Perséfone en la mitología griega) es atrapada por Plutón, dios del inframundo, con el fin de obligarla a casarse con él. Es fascinante la apariencia carnal que Bernini logra darle al mármol, las manos de Plutón parecen hundirse de veras, una en el muslo y la otra en la cintura de Proserpina, la cual trata de zafarse con un gesto y una teatralidad perfectamente humanos, hasta unas lágrimas esculpidas en el mármol parecen resbalar por el rostro de Proserpina. Y es que el artista logra con esta escultura representar con total perfección no sólo los sentimientos y las diferentes texturas (los tejidos vaporosos, las barbas de Plutón, los cabellos de Proserpina o el pelaje de Cancerbero), sino también algo que me parece aún más complicado: el movimiento. Uno queda, como dije, estupefacto mirando esta escultura, como esperando en qué momento las figuras recobrarán vida y reanudarán su movimiento desde la posición en que Bernini las dejó pausadas.



Otras obras escultóricas que se encuentran en este museo son: Apolo y Dafne de Bernini y Venere Vincitrice (Venus victoriosa), la famosa escultura que Antonio Canova realizó a la hermana de Napoleón, Paulina Bonaparte Borghese, reclinada medio desnuda.

Entre las obras pictóricas, destacar la Deposizione di Cristo de Rafael y la obra maestra de Tiziano, Amor sacro y amor profano.
Cuando salimos de la Galleria, de nuevo empezaba a encontrarme mal. Regresamos en metro al hotel y antes de subir a la habitación, Diana cenó en la trattoria que había justo debajo. A mí me dolía tanto la garganta que preferí no comer nada.
__________________________________
Debido a que no está permitido sacar fotos en este museo, las imágenes que publico de El rapto de Proserpina van por cortesía de www.elolimpo.com

5 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Veo que lo estás pasando en grande. Desde luego, Roma es una ciudad única en el mundo occidental o, al menos, a mí me lo parece. Sigue disfrutando a tope. No sabes cómo te envidio... Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

ya me extrañaba a mi que tardabas en abrirte un blog?jejeje...
espero leer cositas interesantes en tu blog.
nos vemos.
un abrazo.
Pedro el Roceño

INGELMO dijo...

Isabel, la verdad es que lo pasamos fenomenal recorriendo Italia, a pesar de que en Roma sufrimos algún percance que publicaré más adelante. Menos mal que al final todo salió bien y que ya desde casa todo se ve con mejores ojos.

Un abrazo.

INGELMO dijo...

Pedrillo,

ya sabes que a mi estas "mariconadas" me molan mogollón.

El fin de semana del 24 creo que estaré por Madrid, hazme un hueco en tu agenda que quiero conocer el Rozas Palace.

Un abrazo.

UniversoFF dijo...

Paris Roma, es una ciudad preciosa, sin duda te lo estas pasando de lujo, es genial, lo mas seguro esque me mude alli un año! a estudiar

Related Posts with Thumbnails